Mi experiencia alternando trabajar de pie y sentado

Empecé a trabajar con ordenadores en 1990, y desde entonces llevo una media de 8 horas diarias sentado delante de una pantalla (y algunos días bastante más). Y durante la mayor parte de todo este tiempo no he tenido ningún problema de salud importante derivado de ello: por suerte las pantallas siempre han sido de buena calidad, lo que ha contribuido a que mi vista no empeore demasiado, y las sillas también han sido bastante decentes, lo que también ha ayudado a que mi espalda no esté demasiado mal…

Pero llega un momento en que tu cuerpo empieza a acusar el efecto de estar tanto tiempo sentado, por muy buena que sea tu silla y por mucho que intentes “mantener la postura ergonómica más adecuada” (algo difícil de controlar cuando te abstraes en el trabajo). Al menos eso me estaba empezando a ocurrir desde hace un tiempo. Y no me refiero solo a las típicas molestias más o menos crónicas en la espalda: los efectos empezaban a extenderse. No entraré en detalles, pero os lo podéis imaginar 😉

Hace varios años, revisando los típicos extras de las películas de Pixar, me sorprendió bastante ver que en sus oficinas se veía a alguno de sus artistas trabajando en sus ordenadores de pie (!). Y entonces pensé: “mira qué curioso, con lo bien que se está sentado, ahí tienes a esos tipos de pie delante de un ordenador”.

Artista de Pixar trabajando de pie

Artista de Pixar trabajando de pie (aunque sí: parece que se adivina un pequeño apoyo por detrás)

Pero aquello se me quedó grabado, y ese detalle, sumado a los efectos adversos sobre mi cuerpo tras pasar tantísimo tiempo sentado, hizo que me empezara a rondar por la cabeza la idea de cambiar mi forma de trabajar.

La chispa que desencadenó mi decisión fue la comprobación de que está empezando a surgir una corriente que habla de los beneficios de combinar el trabajo sentado con el trabajo de pie. Una simple búsqueda en Google os dará numerosos resultados. Ahí van unos cuantos ejemplos:

Evidentemente, el estar 8 horas de pie delante de un ordenador puede acabar siendo tan malo o peor que pasarlas sentado (para la espalda, las rodillas, la circulación, los pies…). Lo importante es combinar ambas formas de trabajar: un rato sentado, un rato de pie… Lo cual, además, te obliga a realizar unos cíclicos cambios posturales que siempre son beneficiosos.

Así que me lancé a ello 🙂

Para poder combinar el trabajo sentado y de pie, tenemos dos posibilidades:

1. Tener una mesa que pueda subir —para trabajar de pie— y bajar —para trabajar sentado en tu silla de siempre—.

2. Hacer que la mesa sea más elevada, lo suficiente como para trabajar cómodamente de pie. Y usar un taburete alto, lo necesario como para estar sentado a esa mesa.

Lo de usar una mesa “convertible” es algo que descarté casi de inmediato. No tenía intención de gastarme un pastón en una de éstas. Contruirla por mi cuenta o con ayuda profesional también conllevaría una complejidad y coste importante. Y lo más importante de todo: el cambio postural “sentado / de pie / sentado / de pie” tenía que ser ágil y rápido, cosa que me parece difícil de conseguir con una mesa convertible (tanto si el mecanismo es manual como eléctrico). Así que me decanté por la segunda opción.

Silla en la que trabajo desde hace unos años

Silla en la que trabajo desde hace unos años

Además, algo importante: no quería gastarme mucho dinero, entre otras razones porque no estaba muy seguro de que el experimento fuera satisfactorio (me preocupaba no acostumbrarme a esta nueva forma de trabajar).

Ocurre además que la silla en la que trabajo actualmente es bastante buena, me costó un dinerito considerable y la tengo desde hace relativamente poco tiempo. Así que prefería aprovecharla.

Lo primero que intenté fue averiguar si se le podía poner un nuevo “bombín” más largo para elevarla lo suficiente. Pero no hubo suerte. También se me pasó por la cabeza la posibilidad de llevarla a un taller mecánico, a ver si me podían hacer algún apaño… Pero me preocupaba que hicieran alguna chapuza irreversible. Por todo lo cual me decidí por el “hágaselo usted mismo”.

El “Proyecto Mamotreto”

“Proyecto Mamotreto” en Modo

“Proyecto Mamotreto” en Modo

Porque sí: es un mamotreto, feo de narices y casi esperpéntico. Pero es un mamotreto que funciona. Y después de un mes trabajando puedo decir que ha sido una buena idea 🙂

Lo que he hecho ha sido elevar mi mesa 41 cm (la distancia exacta que hay entre mis ojos sentado en mi silla y mis ojos de pie). También he tenido que crear un banco de apoyo para los pies con esa misma altura, para que al estar sentado tan alto no quedaran colgando. Y finalmente, lo más “delicado” y también lo que más me preocupaba, porque no sabía qué tal iba a funcionar: una plataforma elevada para la silla. Y con ruedas, claro, para poder desplazarme si fuera necesario.

Os dejo con unas fotos del antes y el después, así como una imagen del proceso.

Mi espacio de trabajo antes de la intervención

Mi espacio de trabajo antes de la intervención

Trabajando en la plataforma para la silla

Trabajando en la plataforma para elevar la silla

Este es el aspecto del mamotreto. Feote, pero funciona :-)

Este es el aspecto una vez terminado. No es elegante, pero funciona 🙂

Otra vista del conjunto

Otra vista del conjunto

Conclusión tras casi un mes de uso

Trabajando sentado estoy exactamente igual que antes (tuve mucho cuidado al medirlo todo). La única pequeña “pega” es que cuando quiero mover el conjunto: plataforma elevada + silla + yo mismo encima de todo, tengo que aplicar un poco más de esfuerzo que antes. Pero, repito, es un mal menor. Por lo demás todo es igual.

Y lo bueno es que ahora, cuando me canso de estar sentado, me puedo poner de pie y seguir trabajando sin sentirme tan entumecido. Y esta segunda postura cada vez me está gustando más. Diría que cada día estoy pasando más tiempo en pie: todos los días empiezo de pie, y a lo mejor no me siento hasta mediodía. Ha habido alguna ocasión que he estado toda la mañana de pie, 5 horas seguidas. Tampoco se trata de ver hasta cuánto aguanto, simplemente hago lo que más me pide el cuerpo en cada momento, y si estoy bien de pie, sigo de pie. Si me canso, me siento. Y así voy cambiando de postura.

Es curioso, porque estoy detectando que hay ciertas actividades que hago más a gusto de pie, por ejemplo pensar y darle vueltas a un tema, investigar… digamos que todo aquello que tenga que ver con “ser más creativo”. El hecho de estar de pie favorece que te puedas mover más: un paso atrás, a izquierda o derecha, te estiras mientras aprovechas para pensar cómo afrontas algo, te alejas de la pantalla y la observas con distancia… No sé muy bien como explicarlo: pero me gusta.

En resumen: ha sido un éxito. Y si estáis notando molestias por pasar muchas horas sentados, os lo recomiendo totalmente 😉

Acerca de Cristóbal Vila

Llevo ya unos años haciendo cosas con los ordenadores pero cada día que pasa soy más consciente de lo mucho que tengo que aprender…
Esta entrada fue publicada en Apuntes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

28 Respuestas a Mi experiencia alternando trabajar de pie y sentado

  1. Lisandro dijo:

    Excelente nota..

  2. luis dijo:

    Oye! Qué bien te ha quedado… pintado y todo. Me gusta!
    Me alegro que te funcione y se vayan aliviando tus problemas.
    Me hubiera gustado verte en tu puesto de trabajo con alguna autofoto 😉

    • Me alegra que te guste, Luis.
      Respecto a lo de la autofoto, es que me daba pereza vestirme con un poco más de estilo, ya que habitualmente trabajo con la ropa más rastrerilla que tengo. Son las ventajas de currar en casa, ya sabes 😀

  3. Chris dijo:

    Yo llevo más de 8 años sin usar una silla para estar horas delante del ordenador.
    Dejé de usar silla (de ese estilo que usas) porque la espalda me acababa dando la lata.

    ME pasé a un fitball, balón pilates, pelota suiza y a saber cuántos nombres más tendrá. El resultado es que los únicos dolores que he vuelto a tener de espalda han sido de escalar y hacer movimientos forzados en la pared, de resto, nada.

    Lo único es que no te puedes levantar para trabajar como comentas, pero es más saludable puesto que al tener inestabilidad estás trabajando la faja abdominal a un nivel muy leve, pero mucho más que el que harías sentado. Piensa que en una silla estás estable, y no tiendes a rectificar la postura porque tienes la base (el culete) anclado en una base que no se mueve. Con el balón el mismo gesto te obliga a rectificar para equilibrarte.

    9 euros y si no la usas para nada más, puede durar muchísimos años. Yo he roto 4 ó 5 pero ha sido por cuestiones de darle uso haciendo pilates y otros ejercicios con ella, mudanzas…
    Saludos

    • Muchas gracias por tu aporte, Chris (hago también un copy-paste de Facebook)

      También venden una especie de taburetes elevados que en la parte de abajo, en contacto con el suelo, llevan una semiesfera. Y donde apoyas el culo es un asiento más bien pequeño, poco más que el sillín de una bici (hay diferentes formas). Así estás prácticamente de pie, pero tienes un pequeño apoyo trasero, como una “tercera pierna”, que además tampoco es tan estable como una silla y puede contribuir a lo que dices de trabajar la faja abdominal (supongo)…

      Algo como esto.

  4. Diana dijo:

    Oye..y digo yo… no habría sido más fácil hacer sólo un”mamotreto” que elevase el monitor y el teclado, en vez de elevar toooodo el resto del edificio? No creo que tardes mucho más en quitarlo de encima de la mesa,que en bajarte del andamo y apartar la silla…. No te enfades, es broma, muy original tu solución, tu salud te lo agradecerá. 😉

    • También estuve pensando en un sistema de arneses y poleas para estar suspendido en el aire. O llenar toda la habitación de un líquido respirable, como el que usan en Abyys, que me permitiera flotar mientras trabajo… Pero todo eso se me iba un poco de presupuesto 😛

  5. José Nettel dijo:

    Me parece muy buena idea, estar de pie… luego sentado… sin embargo lo que me disparo la alerta es tu silla sobre el cajón, te quedo muy bien, pero no olvides que tienes un punto de equilibrio bajo, en un momento, en un movimiento impensado, de esos que jamas pensaste que harías, podrías caer. También pienso que la ruedas, aunque encajonadas, te pueden generar un punto de inestabilidad, creo que estas están justo en el punto de quiebre… solo checa lo que te comento. Te felicito por la creatividad que tienes y mis comentarios van enfocados a que tengamos por mas tiempo material tan bueno como el tuyo.

    Saludos.

    • Je, je… Todas esas cosas que comentas (y otras) son temas que me preocupaban ANTES de construirlo y ponerlo a prueba. Por eso precisamente he esperado un mes para escribir este post.

      Y te puedo asegurar que el conjunto es completamente estable y robusto (de hecho, mucho más de lo que esperaba). Tanto por lo que respecta al punto de gravedad y pesos como a las ruedas (las de la silla y las del propio mamotreto). TODO. Este es uno de esos casos en los que, claro, hay que probarlo para creerlo. Y yo llevo un mes haciéndolo, subiendo y bajando muchas veces. Ningún problema, te lo aseguro 😉

      La única cosa que “me engañó” al principio (aunque un poquito sí que me lo temía) es la estabilidad de la mesa, una vez elevada 41 cm con los dos paneles laterales. La mesa original es robusta e inamovible, casi como un granito. Pero con las dos extensiones empezaba a cimbrearse lateralmente bastante más de lo que me temía. Pero eso quedó completamente resuelto con los dos perfiles de aluminio que le coloqué por debajo a modo de “Cruz de San Andrés” (gracias, Alberto).

      Gracias por tu preocupación, no obstante, José 🙂

  6. Digifran dijo:

    qué grande eres, sólo de pensar en hacerme ese “mamotreto” se me quitan las ganas.
    yo estoy pesando en alternar el estar sentado y el estar tumbado 😀
    en serio, nunca había pensado en esto, pero no sería ideal que la silla estuviera tumbada hacia atrás? al estilo de los astronautas, de esa forma tu cuerpo siempre estaría en esa posición, no te podrías echar “pálante”. claro que así, tendrías que clavar el monitor y el teclado a una superficie también inclinada.
    (dios mío, qué tonterías se dicen a estas horas, agur)

  7. Alberto dijo:

    Hola Cristobal

    Me alegro que sea un éxito la intensa sesión de diseño, bricolaje y pintura
    Se acabarón los problemas de espalda!

    un abrazo
    Alberto
    PD pasaremos por alto que la silla del ordenador no sea exactamente la tuya, con lo metódico que tu eres XD

  8. Cesar Mujica dijo:

    En mi opinión el conjunto te ha quedado muy bien.
    Un compañero de trabajo tiene algunos problemas de espalda y un día se le ocurrió trabajar de pie, enseguida notó una mejoría ya que su dolor fue disminuyendo. Muy útil conocer tu experiencia al respecto.

  9. William Elizondo dijo:

    Creativo y práctico. Me da unas cuantas ideas. Muchas gracias

  10. Akronix dijo:

    Hola.

    Eso de combinar sentado con de pie parece muy buena idea. A mi a veces me pasa, en mis largas jornadas de programar, que me levanto para pensar mejor o simplemente para no estar todo el rato en la misma posición y estirar un poco el cuerpo.

    Ahora mismo está muy complicado montarse algo como lo tuyo, pero me encantaría tener una solución de ese tipo. Estaría bien también que vendiesen a un precio adsequible mesas de esas que se puedan subir o bajar, o conseguir una mesa y una silla altas.

    Buena idea y buen post.

    Saludos!

  11. José Diego Sanz dijo:

    Hola Cristobal,

    Buscando información sobre beneficios a la hora de trabajar de pie he encontrado tu idea, y al igual que Diana, pienso que aunque práctico, no deja de ser un mamotreto y peligroso como caigas de la silla, eso sí debes sentirte como un rey en su trono ;).

    Nosotros llevamos tiempo trabajando con sistema de trabajo hergonómicos, pienso que es más práctico y seguro (también posiblemente algo más caro, pero seguro que no tanto como piensa la gente), usar columnas elevadoras electricas.

    Os dejo algo de información:
    http://www.rk-rose-krieger.com/fileadmin/catalogue/neuheiten/news_easywork_ie.pdf
    http://www.okin-motion-technologies.eu/bienvenido/office-es-es/
    https://www.dropbox.com/s/qiuw8oq28r7z2uw/Imagen%20Columnas.pdf

    Un saludo a todos

  12. Ernesto dijo:

    Excelente nota, se te agredese. Me inspiro mucho tu experiencia.

  13. Estibaliz dijo:

    Buenas yo tengo el mismo problema que tú. Soy programadora, así que ya imaginarás la cantidad de horas que puedo estar sentada… A eso hay que añadirle que tengo un problema crónico de espalda sin solución. Mi idea es crear una plataforma que se coloca sobre una cinta andadora, para evitar así los problemas de circulación. La idea es muy simple. Colocas el pc o portatil sobre esta plataforma, te colocas encima de la cinta andadora y la pones a muy baja velocidad. Claro es que puedes tenerla en estado off si no quieres andar, pero para mi caso prefiero moverme un poquito. Esta idea me vino porque el creador Linux usó este sistema por razones de salud. Lo suyo es más complicado, el tiene un ordenador centrar con un monitor con el que comparte toda la información con otro ordenador que está alojado en la plataforma. De esta manera puede moverse libremente entre su silla de trabajo y la cinta andadora.
    ¿Qué opinas de implementar un soporte para trabajar con el pc sobre una cinta andadora?

    • Hola Estíbaliz,

      He visto fotos con estos sistemas que comentas. Y creo que andar es buenísimo. Uno de los ejercicios más saludables que podamos hacer…

      No lo he probado (andar mientras tecleas), pero lo que sí creo seguro es que sería conveniente que puedas ALTERNAR posiciones.

      Es decir: todo es día sentado delante del ordenador, malo. Pero todo el día de pie delante del ordenador, malo también. Y te acabas cansando de ambas posiciones. Lo bueno, precisamente, es poder CAMBIAR a la otra posición cuando estés cansado de la primera. Yo empiezo sentado, estoy un rato (un par de horas o así), luego de pie, otro par de horas (esto no es nada fijo, depende de lo que me “pida el cuerpo”)…

      Pero si solo tienes una silla no puedes más que estar sentado. Y si solo estás de pie, pues solo de pie.

      Si vas a estar todo el día de pie, caminando o parada, sin posibilidad de sentarte de vez en cuando (para seguir trabajando, me refiero, no para tomarte un descanso) creo que tampoco será muy bueno para tus piernas…

      No sé, de todas formas, éstas son cosas de las que no se puede estar seguro hasta que las pruebas. Y por un tiempo, no un ratico corto…

      Espero que te funcione muy bien, decidas lo que decidas 🙂

  14. Jaime Rojano dijo:

    Tengo protusión discal, y no puedo estar mas de 45 minutos sentado frente al PC, ya sea por orden medica y porque no aguanto el dolor. Me parece que has hecho un gran trabajo con esto, y de verdad te lo digo: me has ayudado muchísimo. Hace mucho estaba buscando un post como este.

    • Perdona por hacer tardado en aprobar tu comentario. Por alguna razón no me llegó la notificación por email (o igual cayó en el spam) y no lo había visto hasta ahora.

      ¡Me alegra que te haya servido mi post! 🙂

  15. erick dijo:

    xD .. curioso!! menudo curro te has hecho … solo una observación … (digo) … y no hubiera sido mas comodo poner un taburete del tamaño del teclado y del mouse claro y ya ponerlo cuando se te antoja (ahora mismo lo estoy haciendo en uno de ellos) … pero por otro lado el diseño esta muy bueno tipo Game of Thrones … tienes que patentarlo xD

  16. Timon dijo:

    Hi,

    Where did you get the chair (ZAS)?

    I live in Lisbon, Portugal.

    Timon

  17. Anto dijo:

    Muy bueno ese “Proyecto Mamotreto” tiene un aire al Milagro de P Tinto, corre al registro a ver si se te adelantan los de ACME 🙂

  18. Hugo dijo:

    ¡Buenísima idea!
    Estaba buscando precisamente de las mesas que había escuchado que subían y bajaban, pero el problema que son bastante costosas.
    Buscando alternativas me encontré con esta página y me encantó tu idea.
    Muchas gracias por compartirla.
    Saludos desde México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *